No había tenido la oportunidad de compartirles un texto que se refiere a la violencia en México y cómo ésta ha empapado de sangre a la poesía. Mi gratitud a Margarito Cuellar por hacer mención de la Antología virtual de poesía contra la violencia, proyecto del cual soy responsable. Les dejo un fragmento y los invito a seguir el link hacia la revista Nexos. La imagen que ilustra la entrada fue tomada de la misma página y corresponde a Alberto Caudillo.

Poesía y balas
Margarito Cuéllar

Hubo un momento en la vida del país en que uno podía estar cerca de una balacera, una explosión, un mensaje escrito en una barda o en un cuerpo sin vida, un agujero en la pared, un canto triste, un rastro de sangre, un testigo oculto, un arma apuntando, un cadáver, una advertencia.

Muchas personas desaparecían sin dejar rastro y otras buscaban a los que habían desaparecido sin dejar rastro. También se hablaba de policías, militares o jueces que jugaban en el equipo contrario. Ese tiempo se conjuga todavía en presente.

ste trabajo reflexiona en voz alta sobre un tema del que apenas se empieza a hablar. La literatura requiere reposo y, en el caso de la poesía, la incorporación de la realidad inmediata es lenta.

“Me convierto en pena clavada/ en carne vacía/ en perseguido persiguiéndote/ cavador de gritos/ en habitante/ de este cuerpo/ desierto”, escribió Susana Chávez, poeta y activista, poco antes de ser asesinada por tres adolescentes en Ciudad Juárez.

¿En qué momento los mexicanos fuimos desplazados de nuestro propio territorio? ¿De qué manera estos temas fueron ocupando un sitio en las páginas de los medios, en las líneas de un poema, en un poema entero o en un libro?... Leer más



Las redes sociales son terreno fértil para la creación. A través de Twitter, por ejemplo, han surgido diversos proyectos que vale la pena revisar y seguir. Uno de ellos es @La_poesía_es_bot, un experimento de Horacio Warpola que hasta el día de hoy me mantiene absorta porque, a través de un programa informático, intenta dar significado a la Poesía. El juego comienza con la siguiente construcción: “La poesía es” y, a partir de esta, se generan un sinfín de posibilidades. En esta entrevista, Warpola nos habla sobre su trabajo poético y sobre este proyecto, motivo central de la conversación.

—NADIA CONTRERAS (NC): ¿Cómo comenzó la poesía? ¿Tus libros? Veo además que haces uso de diversas herramientas digitales para tus trabajos ¿Háblame sobre ello?

—HORACIO WARPOLA (HW): Comencé a escribir poesía hace varios años, mi primer libro se llama Lago Corea, lo editó mi amigo Gerardo Arana, él fue uno de los primeros entusiastas de mi poesía. Después de eso escribí Física de camaleones y desde ahí me ha interesado crear libros que sean muy diferentes entre ellos. Fue cuando comencé a utilizar otras plataformas para publicar y otros medios de producción. Publiqué con el Centro de Cultura Digital METADRONES que está ilustrado con gifs por el artista Canek Zapata, hice una apropiación-collage de un libro de principios de siglo XX titulada Triste suerte de los peces voladores que se puede ver en línea y recientemente publiqué con Mantarraya Ediciones Badaud Electrónico-Antología de poesía komandroviana, una muestra de poetas ficticios, y en Argentina con Ediciones Neutrinos 300 versos para la construcción de un protocyborg orgánico, 300 versos numerados con intenciones místicas y tecnológicas. Recientemente trabajo en un libro sobre minerales y cristales con un apoyo del FONCA, hago arte digital y poesía electrónica en newhive/warpola y comencé con un bot en twitter llamado @La_poesía_es_bot. También estoy trabajando en una instalación de video llamada ANTIJUDAS y en una serie de performances sobre inteligencia artificial.

—NC: ¿Cómo inició el proyecto @La_poesía_es_bot?

—HW: El bot comenzó con una idea que tenía desde hace tiempo que trataba sobre una inteligencia artificial que daba definiciones sobre la poesía. Tenía la oportunidad de hacer el bot en una página de internet, pero no me convencía. Me puse en contacto con alumnos de Ingeniería Robótica del Instituto Tecnológico de Querétaro y me ayudaron a crear lo que yo buscaba. El bot tiene una base de datos curada por mí y de ahí va tomando las definiciones para después publicarlas en twitter. La intención es visibilizar lo abstracto y ambiguo que puede ser querer darle una definición única a la poesía. Donde muchas veces ni los poetas saben qué es la poesía. También se pretende crear una reflexión sobre los bots y su uso en prácticas literarias, que sin duda esto apenas es el comienzo. Esperemos que el bot funcione por largo tiempo y más adelante lo ideal sería crear una inteligencia artificial que escriba libros completos sobre la escritura poética.




—NC: ¿Antecedente de tu propuesta o alguien trabajando en algo similar?

—HW: Está el bot del Centro de Cultura Digital @botliterario1 que es un bot conversacional; el @Deeplisteningbot que está inspirado en Pauline Ontiveros y es una belleza; también el bot de John Cage y el de Fluxus que me parecen geniales.




—NC: ¿Llegará el momento en que hablemos plenamente de literatura hecha por máquinas?

—HW: Claro que llegará, Stanislaw Lem ya lo había predicho antes que nosotros. No suplantarán a los humanos, pero harán libros que deben ser leídos, inspirados en un lenguaje humano. El futuro ideal sería que la máquina se revele e invente su propio lenguaje y con eso haga literatura. La tecnología y las inteligencias artificiales cada vez están más desarrolladas y debemos interactuar con ellas para hacer arte y llevarlo hasta el límite.

HORACIO WARPOLA (1982). Es editor de la revista de ilustración y poesía Gus Ultramar y gestiona el proyecto Cine Panorama. Es autor de los libros Neónidas 2006-2008 (Herring Publishers México), Lago Corea (Herring Publishers México), Física de Camaleones (Fondo Editorial de Querétaro), METADRONES (Centro de Cultura Digital), Triste suerte de los peces voladores (DaSubstanz-GoldRain-NewHive), Gestas (Ediciones El Humo-CONACULTA), 300 versos – para la construcción de un protocyborg orgánico (Ediciones Neutrinos -Argentina), Reencuentros con hombres notables de Jänko Erwin (Mamá Dolores Cartonera) y Badaud Electrónico – Antología de poesía komandroviana (Mantarraya Ediciones). Ha aparecido en las antologías Todo pende de una transparencia -Muestra de poesía mexicana reciente (Vallejo & Co., Perú), Guasap -15 poetas mexicanos súper actuales (La Liga Ediciones, Chile), entre otras. Se puede ver más de su trabajo en warpola.tumblr.com y en newhive.com/warpola. En Twitter: @HWarpola


Texto publicado en La vereda, periodismo cultural en línea. 

 




Elige la imagen que consideres pertinente para la realización de tu texto. Como son diferentes y la idea final del ejercicio es realizar un poema, sugiero elegir sólo una. Si decides usar varias, el poema final debe plantear la relación. Trabajarás tres niveles de observación-contemplación:
  • Mirar pasivamente
  • Mirar tranquilamente
  • Mirar absorto.  
Una vez que hayas elegido la foto:
  • Tómate el tiempo para mirarla con serenidad. 
  • Observa la belleza del panorama, abre tus sentidos, escucha. 
  • Inclúyete mentalmente en ese paisaje y localiza en él, algún detalle que te llame la atención, quizá una historia. 
  • Redacta en verso lo que hayas experimentado. No tengas miedo, arrójate a la emoción y, tal vez, logres un buen poema. No hay límite de versos. 
Los autores de los poemas mejor realizados recibirán un diploma virtual. El ejercicio cierra el sábado 29 de julio de 2017.

Usa la sección de "Comentarios" para escribir el poema o los poemas. 

Nota: Parte de este ejercicio lo tomé del libro Hacer el verso de Marcelo Di Marco (Mondadori, 2012). Hice algunas modificaciones.


El lenguaje privado del cactus es la paciencia. Las semillas del cactus demoran hasta un año para germinar y varios años para que los cactus jóvenes empiecen a florecer. La paciencia es un gato solitario. Va y viene por el jardín, camina sobre los libros, mira con cierta desesperación la tierra húmeda de la maceta. Imposible que las semillas germinen si se plantan muy profundo. Ocúpate de los enseres domésticos que yo me ocuparé de mantener húmeda la tierra, lo suficiente para mojar la semilla. ¿Escuchas el agua del grifo? Los signos completos del río cayendo en el cuenco de mis manos. El corazón se empeña en mantener horizontes vivos.


Fragmento del poema "Cultivar un cactus", que se publicó en la revista Nomádica México. Aquí, una mención en su Fan Page.

Imagen tomada del mismo post.


Tenemos el texto ganador del concurso. En esta ocasión, la frase de Sandra Gaona resultó seleccionada porque traslada de manera puntual el sentido real al metafórico. Además, dota a la imagen un erotismo fino que abre posibilidades para un poema mayor.

Felicidades a la ganadora.

Mañana colgaré un nuevo ejercicio.