Poesía y balas, un texto de Margarito Cuéllar


No había tenido la oportunidad de compartirles un texto que se refiere a la violencia en México y cómo ésta ha empapado de sangre a la poesía. Mi gratitud a Margarito Cuellar por hacer mención de la Antología virtual de poesía contra la violencia, proyecto del cual soy responsable. Les dejo un fragmento y los invito a seguir el link hacia la revista Nexos. La imagen que ilustra la entrada fue tomada de la misma página y corresponde a Alberto Caudillo.

Poesía y balas
Margarito Cuéllar

Hubo un momento en la vida del país en que uno podía estar cerca de una balacera, una explosión, un mensaje escrito en una barda o en un cuerpo sin vida, un agujero en la pared, un canto triste, un rastro de sangre, un testigo oculto, un arma apuntando, un cadáver, una advertencia.

Muchas personas desaparecían sin dejar rastro y otras buscaban a los que habían desaparecido sin dejar rastro. También se hablaba de policías, militares o jueces que jugaban en el equipo contrario. Ese tiempo se conjuga todavía en presente.

ste trabajo reflexiona en voz alta sobre un tema del que apenas se empieza a hablar. La literatura requiere reposo y, en el caso de la poesía, la incorporación de la realidad inmediata es lenta.

“Me convierto en pena clavada/ en carne vacía/ en perseguido persiguiéndote/ cavador de gritos/ en habitante/ de este cuerpo/ desierto”, escribió Susana Chávez, poeta y activista, poco antes de ser asesinada por tres adolescentes en Ciudad Juárez.

¿En qué momento los mexicanos fuimos desplazados de nuestro propio territorio? ¿De qué manera estos temas fueron ocupando un sitio en las páginas de los medios, en las líneas de un poema, en un poema entero o en un libro?... Leer más


0 comentarios:

Publicar un comentario