Concurso #EscribirPoesía No. 4 Poema con interrogante inicial




Recapitulación 

Hemos visto por un lado que la Poesía es emoción, inspiración y por el otro, dedicación. ¿Qué nos puede inspirar? Una conversación; la música; la naturaleza y cada uno de sus fenómenos; el amor o el desamor; el dolor; la ausencia de alguien a quien queremos o amamos. En fin, múltiples sucesos pueden inspirarnos. Luego, viene la disciplina, el estudio, la perseverancia en el oficio.
          En esta ocasión vamos a manejar la manera de iniciar un poema. Los talleristas coinciden en que hay varias formas de hacerlo[1]: con una interrogante (así trabajaremos el ejercicio), de manera afirmativa, negativa, definiendo. Hay poetas que a lo largo del texto combinan estas formas.

¿Cómo hacer el ejercicio?

He colocado en la entrada tres imágenes que nos servirán de apoyo. La finalidad del ejercicio es que a partir de la imagen o imágenes que elijan, escriban un poema que comience con una interrogante (la he señalado en el ejemplo) o varias. El poeta es libre de responder a la interrogante o interrogantes o dejar fluir el pensamiento. La extensión del poema también es libre.

Ejemplo del ejercicio

El otro

¿Por qué decir nombres de dioses, astros
espumas de un océano invisible,
polen de los jardines más remotos?
Si nos duele la vida, si cada día llega
desgarrando la entraña, si cada noche cae
convulsa, asesinada.
Si nos duele el dolor en alguien, en un hombre
al que no conocemos, pero está
presente a todas horas y es la víctima
y el enemigo y el amor y todo
lo que nos falta para ser enteros.
Nunca digas que es tuya la tiniebla,
no te bebas de un sorbo la alegría.
Mira a tu alrededor: hay otro, siempre hay otro.
Lo que él respira es lo que a ti te asfixia,
lo que come es tu hambre.
Muere con la mitad más pura de tu muerte.

Rosario Castellanos

VIGENCIA DEL CONCURSO

El ejercicio cierra el sábado 16 de septiembre de 2017. Los autores de los poemas mejor realizados recibirán un diploma virtual.

Usa la sección de "Comentarios" para escribir el poema o los poemas. 

INVITACIÓN

Tenemos un grupo en Facebook. Si deseas formar parte da click AQUÍ
___________
[1] Mallarmé se refería a dos momentos: 1. El comienzo misterioso, los presentimientos y las dudas. 2. El resonar de la música estridente, como según él, lo hace Víctor Hugo.

18 comentarios:

  1. Me interesa participar, por favor enviar información a mi correo, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edgar, en la entrada que antecede a estos comentarios está la información necesaria para participar. Revisa y me dices si tienes alguna duda en específico. Un saludo.

      Eliminar
  2. Vagabundo.

    ¿Qué hay detrás
    de todos esos rostros
    vueltos río
    que me rozan
    y me mojan
    me inundan entre el gentío?

    Estoy perdido en la ciudad;
    me abandonó un amante
    de imprevisto.

    Busco entre los puestos
    objetos que devuelvan mi nombre:
    quizás sean los restos
    y tu firma en algún sobre.

    ¿En dónde cae la sombra
    que me viene persiguiendo,
    que baila a mis espaldas
    hecha pregunta y refugio?

    Me busco entre sus ademanes
    pero no reconozco sus acentos...
    Quedó lejos, ausente,
    la casa y los pueblos con sus afanes.

    Puede ser esta la verdadera cárcel,
    la que se esconde en la inmensidad
    reptando en lo desconocido.

    Al abandono le sobreviene
    no la gracia del olvido
    sino la desprotección de las paredes:
    ya no hay ritmo
    no hay latido
    hay recuerdos descompuestos
    añoranzas de armarse de nuevo.
    Esta es mi cama,
    este es el pavimento,
    aquí yace el vagabundo
    en este lugar sin nombre ni aliento.

    Daniel López Romo (Encarnación de Díaz, Jalisco. 1993)

    ResponderEliminar
  3. Transeúnte

    ¿Se puede acariciar el silencio
    sin desmayar su vestido con la soledad?
    Apuesto que enjaularse a uno mismo
    con los cadáveres de las palabras
    es enfrentar a dos animales
    sometidos: la sombra domesticada
    y el miedo que renuncia al grito.
    Ninguna de sus rabias cuaja
    las uñas para sacarnos los ojos
    y alimentarnos con esa mirada
    que cae en el resto de las jaulas
    pero nunca encima de nosotros.
    No soportaría verme en silencio,
    escuchando el bullicio de la nada,
    tratando de acariciar un abismo
    donde un par de animales
    estiran la garganta
    para que algún día puedan despalabrarme.

    ResponderEliminar
  4. ¿Por qué hay que cantarle a los muros/
    o rezarles una espuma de mar /
    por qué hacer de esos muros
    una torre silenciosa?
    Los muros son incendios /
    calcinados en ciudades espejos
    las que presumen tener alimento
    para todas las bocas mudas.
    Los muros son puertos
    donde bautizan a las voces que insultan
    a los museos/ callejones /
    a esas escuelas en ceniza
    para decir "de nada sirve
    que edifiquen nuestros cuerpos"
    porque el hombre olvida
    el beso de su madre /
    los atardeceres de la cafetería
    o el consejo del abuelo
    entumidos en esas paredes de hierro
    construidas para declararle la guerra
    a un invisible militar
    tendido en un pasto de metal.
    Por eso pregunto ¿por qué
    hay que dibujar un aliento
    a esos muros / asesinos del olvido?

    ResponderEliminar
  5. Ironía en O sostenido.


    En dónde estaban los poetas
    Cuando te bebías tu diabetes
    O tu cirrosis

    O cuando se te antojó tu madre tu hermana la maestra
    Y tuviste que dejar la iglesia la casa la escuela

    O cuando te viste godínez obrero o viene viene
    Y maldeciste los libros las series o las telenovelas

    En dónde estaban cuando se te perdió tu perro
    O cuando te timaron en el tianguis
    O tu mujer te dejó en visto

    O cuando se te sale expedito un pedo en plena calle
    O cuando rompes el vaso de tu padre
    O te cachan viendo los calzones
    De una dama En dónde estaban

    En dónde estaban los poetas cuando terminaste con tu primer amor
    O cuando te ganaron a tu amor platónico
    O cuando bebiste de más
    O cuando no se te para ni a madrazos
    O cuando eres el meme más sonado

    En dónde estaban

    En dónde estaban los poetas cuando naciste sin ser deseado
    O discapacitado
    O cuando el autobús se quedó sin frenos
    O
    Te olvidaste de cerrar el gas

    En donde estaban



    Nunca estuvieron
    Porque
    Entonces
    El poeta
    Eras

    ResponderEliminar
  6. Ironía en O sostenido.


    En dónde estaban los poetas
    Cuando te bebías tu diabetes
    O tu cirrosis

    O cuando se te antojó tu madre tu hermana la maestra
    Y tuviste que dejar la iglesia la casa la escuela

    O cuando te viste godínez obrero o viene viene
    Y maldeciste los libros las series o las telenovelas

    En dónde estaban cuando se te perdió tu perro
    O cuando te timaron en el tianguis
    O tu mujer te dejó en visto

    O cuando se te sale expedito un pedo en plena calle
    O cuando rompes el vaso de tu padre
    O te cachan viendo los calzones
    De una dama En dónde estaban

    En dónde estaban los poetas cuando terminaste con tu primer amor
    O cuando te ganaron a tu amor platónico
    O cuando bebiste de más
    O cuando no se te para ni a madrazos
    O cuando eres el meme más sonado

    En dónde estaban

    En dónde estaban los poetas cuando naciste sin ser deseado
    O discapacitado
    O cuando el autobús se quedó sin frenos
    O
    Te olvidaste de cerrar el gas

    En donde estaban



    Nunca estuvieron
    Porque
    Entonces
    El poeta
    Eras

    ResponderEliminar
  7. ¿Eres o te haces? ¿Vives porque encajas?¿Encajas porque vives? ¿Y si no encajas? ¿Te cuajas?
    Start your own currency!
    Make your own stamp
    Don't let them do that to you
    ¿Tienes el Baldor o te vale?
    Sociedad somos, en el mundo que vivimos. Nos clasifican, nos encuadran y nos hacen caber en el molde…
    Mexicanos clasistas. Seres humanos divisionistas

    ResponderEliminar
  8. ¿Llagas las erupciones de la muerte
    con lirios insinceros
    dedicados al suicidio de una joven
    estrella?

    He leído en la tierra
    los mapas ajenos al cuerpo.

    Mi residencia designa mareas y oleajes,
    viajes y barcas que no emprendo.

    Labro las espinas
    en una cena íntima.

    Mi alma se despaga.
    El suelo cede a los infieles para cosechar olvido.

    Ladridos tras este muro de agujeros...

    Mis manos labran otro desencuentro.

    ResponderEliminar
  9. Rasguñar los muros

    Dónde estarán los besos que dedique a tus pasos

    Cada mañana aventurar el mismo recorrido
    trayecto solemnemente solitario
    para atrapar una vez más a la última mariposa
    detrás de cada reja y cada frontera imperturbable

    rezarte para que el olvido seduzca esta rutina
    con esa esperanza de tu rostro

    qué hacer ante la monstruosa eficacia del regreso a las fauces urbanas

    así como dediqué unas palabras al dios de tu ausencia
    puesto que has cruzado ese linde entre
    las palabras y lo divino
    así he realizado el volver encontrando
    mi rostro en el jardín de las miradas

    los sonidos me son ya indiferentes
    si no me remiten al silencio de tu voz
    y he aprendido la técnica perfecta
    para hablar de ti sin decir nada

    aquí está el pilar donde he coleccionado nuestras cosas
    o las cosas que me recuerdan a ti
    que te me has ido borrando cada día

    temo a despertarme sin el sueño de tu rostro
    sin tus formas definidas
    con una sombra clavada en el costado

    aquí nuestra cama apestando
    a la ciudad que nos ha olvidado

    ¿debería mañana regresar al muro
    donde otra vez mis labios besarán
    el despojo de tus huellas?

    ¿debería saltar?

    Antonio Rubio Reyes

    ResponderEliminar
  10. Ciudades

    ¿Por qué cualquier ciudad es solo un calco?
    ¿Por qué aquí y allá solo cambia el nombre?
    ¿Por qué una máscara es igual a otra?
    Es la infancia que sello el destino:
    Hoy las mismas deidades se regocijan
    Desde el alba.
    Nuestras musas decrépitas agonizan.
    Aún creemos ser el centro
    Pero ¿el centro de que?
    El cero es falacia
    Es la peor falacia
    Están cierto como las líneas
    Que a diario pisamos en la calle.
    Esto es lo que aprendí en mis mudanzas
    ¡Ah! y también aprendí que la tierra siempre es plana
    Y nada cambia.

    ResponderEliminar
  11. Bienaventurados los menesterosos,
    porque de ellos serán,
    todas las latas de aluminio del mundo.
    EVS

    ALUMINIO
    para J.D. Salinger

    Veo en mi maravilloso país,
    hermosos jóvenes
    físicamente capacitados,
    llegar a los golpes
    y a la sangre;
    por un par de botes de aluminio,
    por miserables cajas de cartón,
    por desfondadas bolsas de basura
    por pedazos de vidrio y fierros viejos.

    Veo bellas y marchitas mujeres,
    en el mejor momento de su vida,
    buscando desesperadamente
    botes de aluminio en la basura
    o algo que llevar a la boca de sus críos:
    Frutas podridas,
    tortillas verdes,
    pan duro.

    Veo niños tristes y flacos,
    de todas las edades
    hurgando en la basura de los mercados
    y los parques,
    un plátano aplastado,
    un pedazo de pastel,
    un globo desinflado,
    un juguete inservible,
    un bote de aluminio,
    con un trago de sed.

    Veo jaurías de niños
    trabajando en basureros;
    remolcando carretas,
    llenas de botes de aluminio,
    jugando con carros sin ruedas
    con soldados sin piernas,
    con muñecas sin manos ni cabeza,
    durmiendo entre perros y gatos
    olvidando que existen,
    números y letras.

    Veo ancianos rencorosos,
    recorriendo calles,
    parques y plazuelas;
    dando de comer a los pájaros,
    a las palomas,
    a los perros de la calle,
    cargando costales o redes
    llenos de botes de aluminio
    para anunciar con la frente en alto
    que no son limosneros
    ni reciben sobras de comida.

    Veo madres, casi niñas,
    con vientres tatuados,
    de senos sucios y flácidos
    cargando o arrastrando a sus vástagos;
    amamantándolos con ergonómicas mamilas
    llenas de Coca Cola
    mientras ella sorbe su sopa Maruchan
    esperando que le pesen y paguen
    una bolsa de botes de aluminio
    y un bulto de cartón,



    Veo a los ministros de la iglesia,
    trepados en sus púlpitos,
    hablar de las hazañas de las madres
    que viven de pepenar botes de aluminio
    pero les prohíben el uso del condón,
    la pastilla del día siguiente,
    el aborto, la homosexualidad
    y abogan por la pena de muerte
    y la ley del talión.

    Veo gobernantes municipales
    con guardaespaldas
    en acorazados vehículos de lujo
    emulando a narcotraficantes
    escuchando música de banda,
    recorriendo de arriba abajo
    restaurantes y burdeles;
    discutiendo sobre concesiones de basura,
    el precios del cartón y el aluminio,
    sobre el soborno del día,
    sobre a quien van a chingar
    o a perdonarle la vida;
    mientras revisan sus agendas,
    plagadas de cenas y comidas
    que confirman o cancelan por celular.

    Veo a los hombres de la industria,
    los que producen latas de aluminio,
    cajas de cartón, botes de plástico,
    pañales desechables
    pedir que limpien las calles,
    de vagos, ancianos, prostitutas,
    perros, graffittis,
    limosneros, lanza fuegos,
    mercado informal,
    justificando que eso:
    ahuyenta al extranjero
    y afea la ciudad.

    Veo a las señoras de los ricos,
    hacer filantropía
    a costa de los pobres;
    posando para las notas de sociales,
    besando niños cancerosos,
    niños con SIDA,
    niños ciegos,
    paralíticos,
    pequeños rufianes
    hijos de pepenadoras
    de latas de aluminio.

    Veo poetas impasibles,
    en los centros comerciales
    comprando sus Mont Blanc,
    vistiendo totalmente Palacio
    hospedados en lujosos hoteles
    instalados en majestuosas oficinas
    hablando de Futbol, de Big Brother,
    de sus jugosas compensaciones
    por asesorar transnacionales
    para invertir y producir y exportar,
    hermosas latas de aluminio
    recogidas por madres, abuelas,
    hijos y nietos de poetas desechables.

    ResponderEliminar