Concurso #EscribirPoesía No. 2 Sentido literal y metafórico


Uno de los caminos que emplea la poesía para mostrar lo que el poeta observa, es pasar del sentido literal al metafórico. El meollo de la poesía es esto, así de simple. Pasar el sentido habitual, el del habla común, por decirlo de algún modo, al asombro. Y en todo, podemos encontrar poesía, cualquier objeto, marca, situación, es útil. Julián Herbert, por ejemplo, escribió un poema maravilloso titulado "McDonald's" que inicia así:

Nunca te enamores de 1 kilo
de carne molida.

Haremos un experimento en el que utilizaremos primeramente un sustantivo (puede ser cualquier cosa como un libro, el celular, la hora, el ocaso, la tijera, la mermelada, la luna). Y posteriormente, vamos a establecer una comparación (usaremos el nexo “como”). Ejemplo:

Si me quedo con el sustantivo Luna, mi ejercicio, retomando un verso de Píndaro, quedaría así:

La luna como el ojo de la noche 

Lo importante en este ejercicio es tomar todas las cosas comunes, cotidianas, sean del trabajo, la casa, la calle... y cambiar su sentido literal al metafórico usando la comparación. Cada uno de ustedes puede hacer las comparaciones que guste y compartirlas en la sección de comentarios. Éstas aparecerán una vez que hayan sido moderadas.

Los autores de las mejores comparaciones recibirán un diploma virtual. El ejercicio cierra el sábado 8 de julio de 2017.

Nota: Parte de este ejercicio lo tomé del libro Hacer el verso de Marcelo Di Marco (Mondadori, 2012). Hice algunas modificaciones.

Imagen | Google

Comentarios

  1. Ahora es la hora de cenar:
    sobre la mesa un pan
    como el sol que alumbra la mañana
    y un huevo frito
    que te observa con su ojo de luz.

    Buen provecho, amigos.

    ResponderEliminar
  2. Es una prueba para el funcionamiento de los mensajes.

    ResponderEliminar
  3. Los dedos de julia son como la espuma del océano
    Navegan por mi espalda y entonces sueño con los peces y la arena…

    ResponderEliminar
  4. Era la mano del poeta como la navaja del carnicero
    comía sus versos y mi garganta sangraba a destajos.

    ResponderEliminar
  5. Para este ejercicio tome un fragmento de un poema que escribí con anterioridad, lo modifique un poquito:

    La luna como la lámpara de noche a dos cuerpos alumbraba,
    El cielo como mar embravecido lluvia desplomaba.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares