Poema de odio I


En la espalda o en la mejilla
el pequeño abismo,
esa burbuja
de agua y sal.

El odio
hundió sus raíces
en tierra infértil.

No hay amor, dijo,
y las caricias fueron hielo.

          [Yo creía en el amor;
          el amor cobijaba
          los reflejos,
          el caleidoscopio quemado].

El odio
muy dentro
de la memoria
cuando cierro los ojos.

2 comentarios:





  1. hojas

    lengua de nnudos ba
    sinica de hilos per
    didos si lo perdido
    comido es o era o
    el fin rerememorado
    fué será lo mismo
    nnumca ssiempre la
    nada cosa alguna me
    llena la silla donde
    se me duermen las
    nnalgas y yo en ca
    camino con el celular
    que me raspa que me
    rraspa el vivi
    ento del ente en
    envenenado que me
    ttuerce el pepescuezo

    ppapel rasgado que me llee

    ResponderEliminar